Sleeping Bus – nuestra gran experiencia

Antes de nada, comentar que nosotros somos muy positivos siempre y nos conformamos con prácticamente todo. No buscamos lujos ni excentricidades, por eso, recordamos esta experiencia con risas y buenos ratos en vez de como algo negativo.

Bueno, pues ahí estábamos, muertos de frío en Sa Pa y hablando con Hun, le dijimos que queríamos ir a Tam Coc. Nos dijo que su «amigo» tenía una empresa de sleeping buses y que nos llevarían e incluso nos daban un hotel al llegar, todo por solo 150,000 VDN por persona. Super! hicimos la reserva de Tam Coc y nos dijo que a las 18:30 estuviéramos.

Fuimos a comer por ahí y a dar una última vuelta por Sa Pa, pero como estábamos congelados volvimos prontito al hotel a tomarnos un té mientras esperábamos.

Veíamos como se hacían las 7… las 8:30! y no venía nadie! solo recibían llamadas  y hablaban entre ellos. En eso que de repente aparece un taxi, seguido por una moto, nos despedimos de Hun y nos vamos. Al cabo de 5 mins nos vemos en un descampado junto con el conductor de la moto, lleno de buses apagados y gente que se nos acerba a preguntar.Él les contestaba gritando en vietnamita. Nosotros nos mirábamos y flipábamos.

En eso que aparece un bus, yo le hice una foto a la matrícula y se la mandé a una amiga por telegram por si las moscas. Salen dos hombres de dentro y  nos empiezan a gritar que nos metamos, según entra D el conductor grita algo. No lo entendemos. Los dos de fuera gritan algo también. Uno se quita el zapato y nos lo señala, empieza a dar saltos y se choca con su amigo. Este le quema con un cigarro al otro. Empiezan a pelearse. Nosotros FLIPANDO. De repente le digo a D, creo que quiere que nos quitamos los zapatos. Lo hacemos y empiezan a aplaudir.

Entramos en el Bus y nos meten en el fondo del todo. Las camas eran enanas (menos mal que yo soy muy pequeña), y a P y a D se les salían por lo menos 40 cm de piernas. Arranca el bus y eso era como ir en el autobús noctábulo de Harry Potter. Locura total.

Todo lleno de luces y mantas. El autobús dando giros y adelantando sin miramientos a una velocidad brutal. A P le daba el aire acondicionado en la cara y decía «echo de menos Ha Noi» y no sabíamos si reír, llorar o llorar de la risa.

Con forme pasaba la noche, el autobús hacía paradas de lo más extrañas: en medio de un campo, en la mediana de la autopista, en un almacén y empezaban a entrar fardos… yo decía, a ver donde aparecemos. En eso que a las 3:30 de la mañana gritan «TAM COC!!!»  y viene uno de los dos vietnamitas y nos prácticamente saca del bus. Y nos deja en la puerta de un hotel cochombroso y apagado.

No había nadie, solo estaba encendida la luz de la recepción y daba muy mal rollo. P decía de coger unas llaves que había ahí y dormir en una habitación, pero me dió muy mala espina. Ví que nuestra guest house estaba súper cerca así que les convencí para ir.

Aunque eran 600 m no había luces y tampoco nadie por la calle. Nos empezaron a seguir unos perros y nos acojonamos un pelín. Llegamos al guest house y no había nadie. Estaban todos durmiendo, así que para huir de los perros, nos colamos en el jardín, sacamos las toallas y nos sentamos en unas sillas a esperar a que amaneciera.

En eso que a las 4:00 empiezo a escuchar cánticos budistas, que junto con toda la excentricidad de la noche, daba muy mal rollo. Yo estaba que me moría de miedo. Pero a las 5:00 ví que salía una mujer de una casa y me acerqué a preguntar cuándo abrían el hostal. La mujer empezó a gritar. Entró dentro y nos quedamos flipando aun más. Pero corriendo salió con su marido, nos metieron en la recepción, sacaron un colchón y nos dieron té.

Así que al final acabamos durmiendo en la recepción hasta las 9:00 que nos levantamos, nos duchamos y nos hicieron un desayuno genial. Recomiendo 100% esta guest house, lo contaré en el siguiente post, pero se portaron fenomenal con nosotros toda la estancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*He leído y acepto la política de protección de datos y privacidad

*I have read and agree with terms and conditions and privacy policy