Cómo hidratar tu piel de forma sostenible

Hasta hace un tiempo, usaba lociones de hidratación facial y corporal de marcas de dudosa ética. Desde hace casi dos años uso solo dos aceites y ha sido la mejor idea.

Aceite de rosa mosqueta

Se obtiene de las semilla de un arbusto silvestre de la familia de las rosas y su en su composición encontramos tanto  ácidos grasos esenciales (ácido omega 6, omega 3, linoleico), como antioxidantes y vitaminas (retinol –vitamina A- , vitamina C, E).

Tiene muchas propiedades, pero sobre todo ayuda a evitar estrías y arrugas, disminuye las cicatrices y además hidrata completamente la piel.

Yo lo uso todas las noches sobre mis manos y sobre un par de cicatrices que tiene mi marido y están disminuyendo considerablemente. Además, es fácil encontrarlo en tarros de vidrio.

 

Aceite de germen de arroz

Al igual que el aceite de rosa mosqueta, el aceite de germen de arroz cuenta con vitamina E y es rico en ácidos grasos omega 3, , coenzima Q10 y caroteno y omega 6. Este último predomina sobre otros compuestos dentro de este aceite.

Yo lo utilizo sobre todo para la hidratación de la cara y cabello, justo antes de dormir y huele fenomenal, me ha hecho que se me vayan los granitos completamente y mi piel está mucho mejor que cuando usaba maquillaje y no me hidrataba. Por mi experiencia y la de mi marido, es apto para todo tipo de pieles, ya que la mía es mixta y la de él es seca.

Cómo aplicar los aceites

Si bien se puede realizar con las manos, también recomiendo un pad reutilizable si quieres evitar llenarte de aceite. Yo la aplico en pequeños círculos sobre la superficie que quiero hidratar y nunca uso más de dos gotas para toda la cara.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*He leído y acepto la política de protección de datos y privacidad

*I have read and agree with terms and conditions and privacy policy